lunes, 13 de noviembre de 2017

El armario prestado



Esta era yo en los 70
Estoy preparando un libro con algunos poemas escritos de los veinticinco a los treinta años. Estos poemas me van a desnudar el alma; he sopesado la conveniencia o no de publicarlos, pero al final ahí los tendréis. Pienso que para el tiempo que me queda en este convento… Además, cuando tienes más pasado que futuro, todo te importa menos. Ya no viven mis padres, el único freno que me podía impedir mostrar mi vida como fue hasta mis treinta años.
Nunca he tenido armario, siempre he estado encerrada en armarios prestados, casi impuestos, diría yo, pero tampoco me importa a estas alturas.
He amado como si me fuera la vida en ello, y es cierto que me iba, porque me pasé mucho tiempo deseando la muerte. Es curioso que mi último poema sea del año 1976, poco después de descubrir que el hombre de mi vida era mujer.
Dejo a la imaginación de quien quiera leer estos poemas, elucubraciones cómo había sido mi vida para ser así a los veinticinco años, pero eso ya ni siquiera me importa a mí, mucho menos a un lector de poesía. También es verdad que de no haber tenido ese desasosiego, nunca habría escrito poesía, la prueba de ello es que ahora escribo crímenes. Pero no sé que ha pasado que en este último año he sentido la necesidad de cambiar mi registro, de abandonar la muerte como protagonista; tal vez sea porque se me acaba el tiempo, y ahora va en serio.
Que nadie se alarme. Estoy bien, soy feliz con mi vida, tengo a mi extensa familia que me quiere como soy. Es cierto que la parcela del amor está cerrada, por más que muchos me digan que ‘eso no se puede decir’. Bien, no lo diré, pero nadie me impedirá sentirlo. Más arriba he dicho que a los treinta años me di cuenta de que el hombre de mi vida era mujer, pero al llegar a los setenta descubro que la persona de mi vida soy yo. Me gusta estar sola; me relaciono por salud mental, no por necesidad, que está cubierta por pocas amigas, pero de verdad. Mi mundo crece a medida que reduzco las relaciones innecesarias, las que me crean displacer. Ya no me conformo con esperar, perdonar y dar oportunidades. No tengo tiempo. La decepción tenía una segunda y hasta tercera oportunidad en mi mundo relacional, pero hoy solo tiene una. La decepción pone el punto final, y lo que más me espanta, es la capacidad que he adquirido para borrar todos los recuerdos que me causen problemas.
Y esta soy yo ahora
Mirarme al espejo es constatar el paso del tiempo y adecuar mi alma al proceso. Las limitaciones físicas van de la mano del endurecimiento del alma. Tal vez sea que se nos han anestesiado los sentidos con tanta barbarie alrededor; quizá sea un escudo protector o simplemente cobardía, que siempre cuesta asumir porque todos creemos llevar un héroe dentro. Lo cierto es que me conmueven pocas cosas, la verdad. Mi gata Candela ha venido a llenar el único hueco que quedaba vacío y su calor me ha quitado el frío. Igual que yo, venía escaldada de la vida, pero al final se ha convertido en lo que siempre soñé: un ser vivo que devuelve el cariño, cosa que he echado de menos en mi especie.
Hacía mucho tiempo que no escribía aquí, mi blog no tiene demasiados protagonistas porque es personal. Tampoco tenía nada nuevo que contar.
Si habéis llegado hasta el final, gracias por vuestra paciencia. Y si después de llegar no sigo entre vuestras amistades, tampoco me rasgaré las vestiduras. A los treinta años, sí, ahora no.

50 comentarios:

  1. Me ha encantado. Te has desnudado despacio y los que te queremos, entendemos lo que te ha costado y lo que te has dejado en el camino.
    Deseando leer tus poesías 😄

    ResponderEliminar
  2. El striptease emocional siempre cuesta más que el otro, pero ahora soy libre de hacerlo porque no implico a nadie.
    Gracias por pasar por mi mundo y quedarte en él.

    ResponderEliminar
  3. Querida Mercedes,
    Yo también he aprendido que el paso del tiempo más que dejar una huella en la piel la deja en el alma. Pienso exactamente como tú. Eliminar el lastre para caminar hacia el último río y cruzar ligera. Me ha gustado mucho leerte. Un abrazo enorme, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Blanca. Creo que a estas altura, que lo he vivido todo y sin hijos ni pareja a la que involucrar, había llegado el momento de romper una lanza en favor de la normalidad en las relaciones amorosas.

      Eliminar
  4. Me encanta esa foto que te sitúa en la juventud,pero también la última, reflejo de tu historia que has querido compartir. Agradecida por ello y por tus libros,que aún siendo de crímenes,siempre encuentro en ellos la belleza de personajes que provocan la sonrisa y la ternura.
    En ti encuentro autenticidad y generosidad.
    Un abrazo ,mi querida escritora!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, de verdad. Lo he pensado y sopesado lo que estoy haciendo y te puedo asegurar que todo lo que hago es pensando en ofrecer mi realidad sin tapujos.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Muchas, gracias por tus palabras. En todo caso, era...

      Eliminar
  6. Querida Mercedes, también tenía 30 años cuando descubrí que el hombre de mi vida era mujer y quien era esa mujer. He tenido la suerte, como sabes, de que además me ha acompañado aunque lo básico es que nosotras sepamos quienes somos. Me asustan los armarios prestados porque como querer abrirlos implica a terceras personas, entramos en el terreno de las libertades de los demás y ahí se suelen complicar mucho las cosas.
    Estoy deseando leer tus poemas. Gracias por regalarnos tu historia y contarla de esa manera preciosa que cuentas las cosas.
    Un abrazo enorme y complice.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta esta desnudez. Gracias por mostrarte tal cual fuiste y eres. Ya solo queda leer esos poemas. Un abrazo 😉

    ResponderEliminar
  8. He llegado hasta el final de tu entrada, y aquí me quedo, esperando para ver qué tienes que contarnos. Seguro que todavía son muchas cosas.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves Mayte que en algún momento de mi vida también fui romántica. Gracias por pasar por aquí y quedarte.

      Eliminar
  9. ¿por que no se tenía que llegar hasta el final? somos una especie claramente deficitaria, pero persistentes. Nos hace mucha falta la poesía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pus por mí que no quede. Estoy dando los últimos retoques y crando la portada. Pronto estarán en Amazon.

      Eliminar
  10. Me encantan las buenas reflexiones e historias. Me encanta la sinceridad. Me encantas tú y Candela. Un ciberabrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro para ti. Bueno, ya solo falta que algún día nos veamos, a lo mejor no te encanto porque soy un poco 'bruta' diciendo las cosas que pienso, sin pensar demasiado lo que digo.

      Eliminar
  11. carmen martin audouard13 de noviembre de 2017, 17:43

    Te tomé como amiga y como tal me di. De las personas me interesa su interior. Lo demás cada uno lo suyo pero tengo que darte las gracias por ser como eres. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo a ti, Carmen. Pensaba que a estas alturas de mi vida ya no conocería amigas del alma, que de las de 'jaha jiji' ya no tienen cabida en mi vida. Un abrazo y tú tampoco cambies.

      Eliminar
  12. carmen martin audouard13 de noviembre de 2017, 17:45

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  13. Te felicito por esta entrada, Mercedes, me ha conmovido tu sinceridad y tu forma de ser. Yo hace mucho tiempo que no estoy en ningún armario, te entiendo muy bien. Eres maravillosa y te mereces lo mejor que la vida pueda ofrecerte. Estoy deseando leer esos poemas, ojalá pronto sea posible. Un abrazo enorme y un beso con mucho cariño, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Ágata. Lo mejor de mi viaje a Gijón fue conocerte y mereces ser feliz. Creo que lo vas logrando y me alegra infinito.

      Eliminar
  14. Tu texto es el de una persona que ha alcanzado la sabiduría y la madurez, la calma y hasta cierto grado de paz. Me ha encantado leerte y me encantará leer tus poemas. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y algo parecido a la felicidad porque solo depende de mí.
      Gracias por tus palabras, Nina.

      Eliminar
  15. Me ha gustado leerte y saber de tu propia voz lo que ya intuía y algo sabía de nuestras conversaciones. La edad presta esa serenidad, aunque no exenta de cierta melancolía, con la que se pueden decir algunas cosas inconfesables en otras etapas. Ya sabes que no soy mucho de poesía, pero tus poemas los leeré sin duda. Un besazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida amiga, mi armario nunca estuvo cerrado para ti, porque sabes transmitir confianza y no por tu trabajo, sino por cómo eres. Al leer los poemas me di cuenta de que algunos de ellos reflejaban muchas vivencias que merecían explicación, o yo quería darla. Y como sabes que me gusta dar la cara, por eso me la han partido en más de una ocasión, aquí estoy antes de publicar nada que parezca que no soy yo.

      Eliminar
  16. Tener más pasado que futuro es el peaje de hacernos mayores. Querernos por como somos y por lo que hemos sido es el privilegio que la edad conlleva. Y a quien no le gustemos, si te he visto no me acuerdo.
    Yo, de ti, sí que me acuerdo y con mucho cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánto tiempo, Maria! Imagino que con la que está cayendo no tendrás humor, por eso no te llamo, pero siempre te recuerdo como a alguien cercano y en quien se puede confiar. El cariño es mutuo.

      Eliminar
  17. La poesía es un arma cargada de futuro, decía el poeta y cargada de fuerza. Todos hemos querido ser poetas cuando necesitamos abrirnos en canal, cuando amamos o desamamos. Deseo leer tus poemas. Te abrazo y te admiro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando encontré destino al amor dejé de necesitar la poesía para explicarlo. Me limité a vivirlo y esos poemas son parte de mi vida, que por ser mía, tengo derecho a compartirla.
      Un saludo afectuoso.

      Eliminar
  18. Espectacular antes y ahora, Mercedes. Te felicito por la belleza de unas palabras sencillas, Dichas unas detrás de las otra, tranquilamente. Más claras que el agua. Un abrazo y aquí sigo, entre los amigos que se quedan contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Pepa. Poco a poco voy entrando en el género romántico aunque pensaba que se había quedado en el pasado. Al final nos encontraremos hasta en la literatura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Es tan contundente como bonito y, aunque mi vida se compone de otros elementos y mi alma la tengo hipotecada por el hecho de ser padre y hombre enamorado, muchos de tus pensamientos han sido alguna vez míos.
    En una sola cosa difiero, cada nuevo día es una sorpresa y llámele usted amor, dígale éxito o plenitud; la vida es tan caprichosa que nos puede sorprender en la última curva.
    A mí me encantará leer esos poemas.
    Un abrazo, amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josep, me hace mucha ilusión ver por aquí amigos catalanes, tierra que sabes fue mía durante muchos años. No es que ya no lo sea, pero está en el pasado, Como Tenerife, o La Mancha, donde nací. Pero ya ves que guardo como un tesoro mi pasado y nunca olvidaré los rincones de Cataluña que recorrí de punta apunta, ni las muchas cosas que aprendí de vosotros.
      En cuanto a la plenitud... Creo que ya está, y a estas alturas el éxito es estar bien, tener lucidez y ganas de seguir adelante y no perder el deseo de aprender algo nuevo cada día. Falta mucho (espero) para mi última curva, pero esta década que estoy viviendo es la última que me queda para que a alguien le interese lo que digo. Después, todos creen que no te enteras de nada porque estás vieja.
      Y no es derrotismo, es realidad. Vivo ahora con la misma intensidad que a esos treinta años, pero el objetivo ahora soy yo. La felicidad depende de mí, no de ser amada o no.
      Espero que en diciembre nos veamos.

      Eliminar
  20. Cuantas cosas se pueden decir en una pocas palabras!!!!
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los sentimientos no necesitan palabras, a veces basta con una mirada.

      Eliminar
  21. Un placer leerte, Mercedes Gallego.
    Un abrazo, señora escritora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro abrazo para ti. Gracias por estar aquí y leer mis andanzas.

      Eliminar
  22. Querida Tocaya, esto es una confesión de una mujer valiente que ha dejado atrás el miedo. Sí, es una de las ventajas de cumplir años, que con ellos se va la falsa prudencia.
    Sabes que yo misma te animé a publicar esos poemas, por ti, por los que te conocemos y, sobre todo, por todos aquellos que todavía están encerrados en oscuros armarios. Alguien tiene que demostrarles que el amor no tiene sexo y que ahogarlo no hace bien a nadie.
    Me alegra mucho que hayas dado este paso y espero que sigas contándole al mundo todas las verdades que otros se empeñan en esconder a causa de sus estrechas mentes.
    Cuídate y sigue escribiendo y publicando.
    Una cosa, oye, qué sentido, auténtico y bien escrito está este artículo.
    Nos seguimos contando.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya echaba yo de menos a mi tocaya por aquí. Cierto que me animaste y en ello estoy. Dando los últimos toques a la maquetación e intentando crear una portada.
      Lo que dices del amor, es cierto. En mi primera novela le presto a Candela una de mis frases preferidas: "La humanidad no es homo, ni hetero, ni bi. Es sexual, lo demás son etiquetas culturales al servicio de la economía."
      Hasta siempre, Mercedes. Seguimos en contacto.

      Eliminar
  23. Cuando nos conocimos me pareciste una persona auténtica, alguien a quien siempre apetece tener cerca. Me ha gustado mucho leer una entrada tan íntima y sincera como esta, conocerte un poco más. Leeré tus poemas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer tenerte por aquí, Mayte. Yo también pensé que tú eras alguien que valía la pena, como escritora y como persona. Pasé un día magnífico en tu casa y me enamoré de tu perro.
      Si vuelvo por Gijón no dudes que te llamaré para vernos si tú puedes.

      Eliminar
  24. Me encanta ese balanceo que va del crimen al poema o del poema al crimen. Para mí, finalmente, de la vida a la vida pues "de la muerte a" ....no sabemos a dónde nos llevará!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El crimen es el fracaso de la vida, por eso me atrae. No por el fracaso, que ya no me considero fracasada, sino por la vida.

      Eliminar
  25. Querida Mercedes. Me ha encantado tu post. Una leccion de vida. Ya me daras un training de como borrar lo que hace daño. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El entrenamiento es quererte más que a nadie. Ya lo decía la revolución hippie: "Si no te quieres no puedes querer".
      Un abrazo, Esmeralda.

      Eliminar
  26. Pues, yo no suelo leer poesía pero la tuya promete, así que, lo haré. Para añadir algo diferente a lo que han contado todos por aquí, yo te diré que para mí eres toda una personajilla de lo más sorprendente y entrañable y ya con gata negra todavía más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras. Ahora no recuerdo haber hablado contigo, pero te buscaré en Face.
      Te puedo asegurar que no son poemas al uso. Es poesía sin rima pero con ritmo. Nunca busqué palabras para que fuesen poesía, ellas me buscaron a mí.

      Eliminar
    2. Ya sé quién eres. ¡Claro que hemos hablado! Así de entrada y después de regresar del centro con manifestaciones, no te reconocí. Pero ¡cómo no hacerlo! Si junto a Almudena sois las primeras personas que contacté en Madrid. Recuerdo la charla en Boadilla con Mónica y tu afición al Rocío.

      Eliminar
  27. Un privilegio llegar a nuestras edades... Parece final de camino, pero no lo es; es otro camino, más pleno y en la mejor compañía: uno mismo y nuestra gente cercana y querida, la familia por afinidad. Esperando tus poemas, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya están publicados en Amazon en formato digital. De ti sé que dirás la verdad si no te gustan. Espero tu opinión.

      Eliminar